Salon de la Dama del Deporte Costarricense
. Inicio | Miembros | Deportes | Junta Directiva | Historia | Contáctenos
Rigoberto Morris PcPhearson


En la ciudad de Limón nace Rigoberto Morris, el 3 de noviembre de 1944. Desde sus primeros años sintió una enorme pasión por el deporte, en virtud de sus excepcionales e innatas cualidades para la práctica deportiva.

Si bien es cierto que gran parte de su carrera estuvo dedicada al deporte de los aros, Morris también destacó en el béisbol, el atletismo, el tenis de mesa, el fútbol y la lucha grecorromana.

Con tan solo 11 años de edad, en 1955, fue llamado, por primera vez, a conformar la Selección Nacional de Béisbol, para un torneo que tendría lugar en Nicaragua. En 1969, 14 años después de esa primer aventura, se le otorgaría el título de Champion Bate, durante el Segundo Campeonato de Béisbol de Aficionados de Centroamérica y Panamá, celebrado también en Nicaragua. Hay que resaltar que Morris ha sido el único costarricense en haber logrado este honor.

Se inició en el baloncesto cuando corría el año de 1962, en momentos en que cursaba el cuarto año de secundaria en el Liceo de Costa Rica y justo ese año ganó el Campeonato Colegial, junto a otra gran figura como lo es José Miller.

Al tiempo que practicaba baloncesto, incursionó en el atletismo, en compañía de su amigo José Miller, lo cual les valió ser incluidos en la Selección Nacional de Atletismo y a Morris, ser declarado el Atleta del Año. Cuenta en sus registros con la posesión de un récord centroamericano en el salto alto.

En 1963 se incorpora al equipo del Colegio Los Ángeles, bajo las órdenes del técnico René Álvarez y un año más tarde, ganan el Campeonato Nacional.

Durante sus fructíferos años en las canchas, Morris fue Campeón Nacional durante muchos años seguidos al lado de diferentes equipos tales como: Universidad de Costa Rica, Reyco, Los Angeles, Liceo de Costa Rica y Seminario.

Gracias a su férrea disciplina, la vida le ofreció buenas oportunidades, no solo en el campo deportivo, sino también en su desarrollo intelectual y profesional.

Así las cosas, cuando cursaba estudios de derecho en la Universidad de Costa Rica, le ofrecieron una beca para estudiar administración en los Estados Unidos, en el Whittier College, en California.

En esa institución, al tiempo que estudiaba, nunca dejó de practicar deportes. Destacó como atleta de pista y campo, en salto alto y salto triple, donde obtuvo una gran cantidad de medallas. Además participó en los equipos universitarios de béisbol, baloncesto, lucha grecorromana, fútbol y tenis de mesa.

Todo lo anterior le valió para que la Universidad le concediera un pase de por vida, para todos los eventos deportivos organizados por ellos. Este reconocimiento ha sido recibido por muy pocos atletas.

De regreso a Costa Rica se integró al quinteto del Seminario, con quienes acudió al Campeonato Centroamericano de Campeones de Baloncesto, en donde además de llevarse el cetro de Campeones Rigo Morris, fue declarado como el atleta más valioso del torneo.

Luego de abandonar las canchas se dedicó a entrenar a varios quintetos de la Primera División con gran suceso. Prueba de lo anterior se desarrolló en su excepcional campaña de 1973 a 1983 en el Colegio La Salle, donde formó y dirigió a los equipos de baloncesto masculino, de béisbol y de softball femenino, pues con todos ellos logró campeonatos a nivel nacional e internacional.

El equipo juvenil de béisbol que formó en el Colegio La Salle, ascendió, posteriormente, a la primera división, donde muchos de sus jugadores destacaron y fueron llamados a participar en equipos extranjeros, tal es el caso de: Juan Villalobos, Carlos Meléndez, Danilo Murillo y Minor Pino.

En 1986, llevó al equipo UCA-MUCAP de Cartago, a conquistar el Campeonato de Baloncesto de la Primera División; dando así a esa Provincia su primer y único título en la máxima categoría.

Sin embargo, el triunfo más significativo tiene registrada como fecha el año de 1997, cuando la Selección Nacional de Baloncesto Masculino gana la medalla de oro en los Juegos Centroamericanos, realizados en San Pedro Sula, Honduras, destronando así al rey del baloncesto centroamericano, que tradicionalmente había sido Panamá. Esta fue la primera medalla de oro, en dicha disciplina, para nuestro país.

Ese año el Consejo Nacional de Deportes le nombró como el Entrenador del Año y a la Selección que dirigió, le distinguió como el Mejor Equipo Masculino del Año. Finalmente, en 1998, dirigió al representativo nacional en la Copa William Jones, que se celebró en la República de China en Taiwán, donde Costa Rica obtuvo un honroso quinto lugar entre todas las selecciones participantes.

Rigoberto Morris falleció en la ciudad de Nueva York el martes 22 de mayo del año 2001, no obstante y, haciendo una recopilación de los títulos de la prensa deportiva que dieron cuenta de la noticia: "con su muerte se apagó una estrella, pero el cielo ganó un atleta".

Welcome to Adobe GoLive 6