Salon de la Dama del Deporte Costarricense
. Inicio | Miembros | Deportes | Junta Directiva | Historia | Contáctenos
Ertick Zumbado Mora

Miembro del Salón de la Fama del Deporte Costarricense
ERICK ZUMBADO MORA

Erick Zumbado nace en el Hospital Rafael Angel Calderón Guardia, un 26 de julio de 1974, en el matrimonio constituido por Eliécer Zumbado Lara y Aracelly Mora Gamboa.

Cuanta su madre que, cuando Erick nació, ella no notó nada extraño en el niño.  Pero si le llamaba la atención los cuchicheos de quienes llegaban a verlos al hospital.

A los pocos días, cuando madre e hijo fueron dados de alta, apareció don Eliécer con el gesto descompuesto.

Durante la noche, en medio de una gran congoja, contó a su esposa la noticia que acababa de recibir y que, insólitamente, los médicos no les revelaron el día del parto.  Erick tenía Síndrome de Down.

La noticia dio un vuelco total a sus vidas.  Ella terminó dejando su trabajo como secretaria en el Ministerio de Gobernación, para dedicarse por completo al cuidado de su hijo.

Todos los días, desde Vuelta de Jorco, en Aserrí, doña Aracelly y Erick tomaban dos autobuses para ir al Centro Nacional de Educación Especial Fernando Centeno Guell, en Guadalupe.

Concluida esta primera etapa, vinieron las luchas para conseguir una escuela con aula diferenciada, de modo que el niño recibiera un trato justo.  Fue así como fue aceptado en la Escuela Miguel Obregón, en Tibás y más tarde, en la Escuela Santa Marta, en La Y Griega.

A los 14 años, el matrimonio Zumbado, decidió matricular al joven, en un programa de natación recreativa, que había inaugurado la Escuela de Ciencias del Deporte de la Universidad Nacional.

Heriberto Céspedes, quien en ese momento se desempeñaba como Subdirector de la Escuela de Ciencias del Deporte, fue quien detectó las destrezas del muchacho.

Luego de algunas exploraciones cardiacas y placas en las vértebras del cuello, la gran aventura dio inicio.

A partir de ese momento, la vida de la familia Zumbado cambió.

De lunes a sábado se levantan de madrugada.  Erick viaja hasta Desamparados, a trabajar en el Taller Laboral de Industrias de Buena Voluntad, luego se desplaza hasta El Barreal de Heredia, donde debe nadar 3,700 metros.  Cuando el día casi termina, Erick emprende el camino de regreso a su casa.

Sin embargo, este sacrificio pronto daría resultados.

Welcome to Adobe GoLive 6