Salon de la Dama del Deporte Costarricense
. Inicio | Miembros | Deportes | Junta Directiva | Historia | Contáctenos
Leonel Hernández Valerín

Miembro del Salón de la Fama del Deporte Costarricense
El 3 de octubre de 1943, nace Leonel Hernández Valerín, en la ciudad de Cartago, en el seno del hogar formado por José Francisco Hernández Madriz y doña Dolores Valerín Brenes.

Desde temprana edad se desarrolla su pasión por el fútbol, esto le lleva a involucrarse con el equipo de los "mosquitos" del Barrio La Soledad y, posteriormente, a ingresar en el equipo federado del COVAO, con la finalidad de participar en un Campeonato.

Sin embargo, su puntería estaba puesta en los colores blanco y azul del equipo de sus amores: el Club Sport Cartaginés.

En 1957 se incorpora a la división infantil del Cartaginés, la cual era conducida por don Guillermo Chacón. Ya para 1961 pasa a la categoría juvenil y, un año más tarde, es llamado a conformar el plantel de jugadores de la Primera División del equipo brumoso.

Al Club Sport Cartaginés, Hernández Valerín le dedicó toda su carrera futbolística, sin haber pensado jamás en cambiar de equipo.

Desde su ingreso en 1957, hasta su retiro en 1977, se entregó por 20 años a la institución brumosa, que fue siempre su norte y su corazón.

Con el Club Sport Cartaginés fue Subcampeón Nacional en 1968, 1973, 1975 y 1977 y Campeón Relámpago en 1974, bajo la dirección colegiada de los técnicos Marvín Rodríguez y Alfredo Piedra.

Es memorable, en la historia del fútbol costarricense, la actuación del llamado Ballet Azul, en el año de 1965, dirigido por Alfredo Piedra. Este sobrenombre nace por la proeza del equipo al celebrar 25 encuentros con solo 2 derrotas. En ello, Leonel Hernández fue siempre carta de triunfo y artifice de grandes jugadas.

Se le declara Campeón Goleador, en el Campeonato de 1973, con la anotación de 18 goles en dos vueltas y goleador del equipo en varios campeonatos.

Fue llamado a integrar la Selección Nacional en diversas oportunidades. La primera de ellas en 1962, con la Selección Nacional Juvenil, a fin de representar a Costa Rica en el Primer NORCECA, celebrado en el vecino país de Panamá. Dicho equipo fue conducido por el técnico René Alvarez.

En 1963 participa en el Primer Campeonato de CONCACAF, en El Salvador y en 1965 asiste de nuevo al NORCECA, esta vez en Guatemala, con el técnico Mario (Catalo) Cordero.

Durante las eliminatorias para el Mundial de Fútbol, Alemania 66, vuelve a participar bajo las órdenes de Alfredo Piedra, también lo hace rumbo a los Juegos Olímpicos México 68, esta vez con la participación de Rodolfo Ulloa y Catato Cordero, en calidad de entranadores.

Otras ocasiones en que se sumó a las filas de las Selección Nacional fue con motivo del mundial de Fútbol Alemania 74, a las órdenes de Humberto Maschio.

Siendo miembro de la Selección Nacional, fue considerado por la prensa colombiana y venezolana, como el jugador de más alta clase del repesentativo nacional. Por su ficha se llegaron a ofrecer hasta 30 mil dólares de ese entonces. No obstantes Hernández nunca se interesó por ello, pues primero estaba su Patria y luego el Deportivo Cartaginés.

Con el equipo de Cartaginés visitó todos los países del Area Centroamericana debutó en encuentros frente al Botafogo del Brasil, el Gornik de Polonia, el Huracán de Argentina, el Rampla Junior de Uruguay y el Spartk de Checoslovaquia.

Leonel desempeñó la posición de puntero izquierdo, pero por ser un jugador de mucha movilidad en la cancha, también era útil en posiciones centrales en la línea de ataque.

Llegó a conocérsele como el "billarista del fútbol" por el dominio, la elgancia y la vistosidad de su juego. Son memorables los pases a sus compañeros en el lugar preciso, su zurda fulminante y sus tiros de esquina en búsqueda del llamado "gol olímpico".

Está casado con la señora María Artavia Luna, y es padre de dos hijas: Sofía y Carola Hernández Artavia.

Welcome to Adobe GoLive 6