Salon de la Dama del Deporte Costarricense
. Inicio | Miembros | Deportes | Junta Directiva | Historia | Contáctenos
Juan Martínez Conejo

Miembro del Salón de la Fama del Deporte Costarricense

Juan Martínez Conejo nación un 13 de junio de 1954, en el hogar de don Luis Martínez Velez y doña Myrian Conejo Ugalde.
Realizó sus estudios primarios en la Escuela Naciones Unidas y sus estudios secundarios en el Liceo de Costa Rica.
Comenzó a practicar el béisbol desde muy niño, al integrar varios equipos de la Categoría Juvenil. Ello le permitió descubrir sus grandes habilidades para este deporte.

Según señalan los expertos en el béisbol: "una de las posiciones más difíciles en esta disciplina es el picheo. De la persona que ocupa tal posición depende toda la novena y el resultado final del encuentro. Esta posición requiere de mucha concentración, pausa, inteligencia, análisis y conocimiento del bateador de turno, pero sobre todo, requiere de mucho control". Fueron estas las habilidades que caracterizaron al niño Martínez Conejo y las cuales, cultivó a lo largo de toda su carrera deportiva.
Después de conquistar dos Campeonatos en la Categoría Infantil y 3 Títulos en la Categoría Juvenil, hace su entrada triunfal a la Primera División el 1 de noviembre de 1971, con el Equipo Coca Cola.

En Primera División se mantiene a lo largo de 21 años, hasta el momento de su retiro, el 3 de mayo de 1992, siendo jugador del Equipo Super Gas.
La carrera deportiva de Juan Martínez está marcada por una gran cantidad de récords y reconocimientos.

En 1976 obtiene el récord nacional de ponches en un juego de Primera División, con 22 ponches, y en 1977 se le adjudica el récord nacional de ponches logrados durante un Campeonato, con 215. Posee también el récord nacional de efectividad en carreras limpias permitidas en una temporada, con un promedio de 0.82, en 1975, el récord del mayor número de juegos ganados durante una temporada, con 15 juegos, en 1981.

Fue distinguido por el Círculo de Periodistas y Locutores Deportivos de Costa Rica como el Mejor Beisbolista del Año, desde 1974 hasta 1980 y, posteriormetne declarado el Mejor Beisbolista de la Década de los años 70.
Integró la Selección Nacional de Béisbol desde 1971 hasta 1990. Esto le llevó a participar en dos Campeonatos Mundiales de Béisbol Aficionado (1972 y 1974).
Además se convirtió en el lanzador estelar de la Selección, tanto en los Juegos Deportivos Centroamericanos como en los Campeonatos de Campeones Centroamericanos por Equipos.
Uno de los momentos más significativos durante su carrera deportiva tuvo lugar el día 23 de marzo de 1976. Esa noche, en el Parque Antonio Escarré se enfrentarían la Selección de Cuba con la novena nacional de Glidden.

Mucho nerviosismo corría en las filas nacionales, al enfrentar a un rival de la categoía de Cuba, potencia mundial en este deporte.
No obstante, gracias al coraje de los jugadores nacionales el Equipo de Glidden logró imponerse por 9 a 1.
El periódico La Hora, del miércoles 24 de marzo de 1976, en su Sección Deportiva reseña lo siguiente: " El Equipo de Glidden escribió anoche la más brillante página en los anales del béisbol de Costa Rica al vencer a la Selección Cubana por nueve carreras a una. Los lanzamientos certeros y veloces del gran Juan Martínez, frustraron los repetidos embates antillanos…Las carreras costarricenses fueron anotadas en racimos de dos, a saber: en el primer episodio con 4 hits; en el tercero con 1; en el quinto con 2, en el sétimo con 2 y en el octavo se hizo una".

Agrega también que: "Hubo jugadas que levantaron al público de sus asientos; el engarce de Harry Fernández ante un batazo de Jorge Martínez, los dobles plays de Guzmán-Schuman- Vargas y la valentía de Luis Rojas al cortar metrallazos que llevaban lumbre".
En 1980, con motivo de las Olimpiadas de Moscú, la Dirección General de Correos y Telégrafos decidió emitir una estampilla alusiva a las Olimpiadas, con la imagen de Juan Martínez Conejo.
Con este gesto se quiso premiar su y trayectoria en el deporte nacional, pero sobre todo su juego limpio y su caballerosidad en las canchas. Juan Martínez nunca fue objeto de una amonestación, mucho menos, de una expulsión.. Lo anterior representa un digno ejemplo para todas las generaciones de atletas, quienes pueden encontrar en Martínez un verdadero paradigma del esfuerzo y el temple deportivo.
Durante su paso por las canchas de béisbol, este jugador lanzó un total de 1622.27 entradas, enfrentando a 6834 bateadores, de los cuales conectaron 1222.67 hits; concedió 607 bases por bolas y ponchó a 2008 jugadores, para un average final 11.4% de ponches por juego lanzado. También participó en 259 juegos, de los cuales gaño 133 y perdió 50.

Aquel 3 de mayo de 1992, cuando Juan Martínez jugó su último partido, el bésibol costarricense perdió una gran figura, pero la historia deportiva del país ganó una refulgente estrella.
una refulgente estrella.

Welcome to Adobe GoLive 6